Bandera Francia Paris, Francia - Embajada de Francia
     
Se encuentra aqui: Inicio > Cultura > Gastronomía

Gastronomia en Francia

En Francia la gastronomía ha sido considerada como una de las más importantes del mundo, por su refinamiento, exquisito gusto, excelente presentación, la cual se ha caracterizado por su variedad, fruto de la diversidad regional francesa, tanto cultural como de materias primas, pero también por su refinamiento, dejándose sentir su influencia en casi todas las cocinas del mundo occidental, las cuales han ido incorporando a sus bases conocimientos técnicos de la cocina francesa.

Gastronomía

En Francia la gastronomía ha sido considerada como una de las más importantes del mundo, por su refinamiento, exquisito gusto, excelente presentación, la cual se ha caracterizado por su variedad, fruto de la diversidad regional francesa, tanto cultural como de materias primas, pero también por su refinamiento, dejándose sentir su influencia en casi todas las cocinas del mundo occidental, las cuales han ido incorporando a sus bases conocimientos técnicos de la cocina francesa. Varios chefs franceses tienen una gran reputación internacional, como es el caso de Taillevent, La Varenne, Carême, Escoffier, Ducasse o Bocuse. Desde el 16 de noviembre de 2010 dicha gastronomía está ahora incluida, junto con la de México, en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

En el extranjero normalmente se asocia la gastronomía francesa con la alta cocina que se sirve en los grandes restaurantes y con precios elevados.  Esta cocina, altamente refinada, es heredera directa de las cocinas regionales de Lyon (con sus conocidos bouchons) y de la región de París. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los franceses lógicamente no comen o no preparan esta cocina en su vida diaria, ya que por lo general los ancianos tienden a consumir platos típicos de su región, mientras que los más jóvenes son propensos a comer especialidades de otras regiones o incluso comida extranjera.

Como fruto de la evolución centenaria de la nación francesa, la gastronomía ha ido reinventándose con el paso de la historia, con los movimientos sociales, políticos, o artísticos. El principal origen de las vanguardias culinarias fue situada en París, donde residían los chefs, encargados de la realeza, figuras de alta importancia en la sociedad de la época.

En la actualidad se encuentran diferentes estilos de cocina, y con ellos muchas tradiciones regionales, por lo tanto, es un poco difícil hablar de la cocina francesa como un algo unificado, ya que existen numerosos platos regionales que son conocidos a nivel nacional, y muchos de estos platos, tienen múltiples orígenes.

Hablando de la diversidad en las regiones, y el tipo de cocina que representa cada una, encontramos la siguiente categorización:

La cocina del noreste:

en la que se utiliza, mantequilla, creme fraîche,  manzanas, el pescado, los mariscos y la siddra.

La cocina del sureste:

que utiliza aceite, el pato, las aves (foie gras), setas, armañac, el coñac y los vinos tintos..

En el sureste está influenciado por la cocina italiana, sirviéndose de aceitunas, finas hierbas de Provenza, el tomate, las verduras mediterráneas, el pescado y los vinos rosados.

El norte:

por su parte se encuentra influenciado por los belgas, se sirve de la patata, carne de cerdo, judías, y de la cerveza.

Y en la cocina del este:

con influencias alemanas, se sirve del tocino, las salchichas, el foie gras, fiambres y embutidos, las patatas, las coles, la cerveza y el vino blanco.  Estos son solo algunos,  aunque también existen otras regiones, que cuentan con sus propios productos para la elaboración de la famosa alta cocina.

En el centro:

la carne de cerdo y de buey, fiambres y embutidos, las patatas, las setas y el vino tinto.

Los productos agrícolas como el queso, el vino, la carne, entre otros, ocupan un lugar excepcional en la cultura francesa, con numerosos productos regionales, que portan una etiqueta, calificados como productos de agricultura biológica.  Como podemos ver, la cocina francesa tiene productos y orígenes realmente calificados y especializados para obtener el nombre con el que es reconocida a nivel internacional, la alta, exquisita y refinada cocina.

Si en algo destaca la gastronomía francesa, aparte de sus panes, sus quesos y su bollería, es por sus vinos y licores de todo tipo, desde el burdeos hasta los espumosos de la región de Champagne. Son además, típicos franceses y de producción nacional la absenta, el armañac, el calvados, el chartreuse, el cointreau, el coñac y el pastis.

La gastronomía de Francia como fruto de la evolución centenaria de la nación, ha ido reinventándose sucesivamente con el paso de la historia, los movimientos sociales, políticos o artísticos, la evolución en el tipo de jornada laboral y el acceso a nuevas y variadas materias primas.

El origen de las sucesivas vanguardias culinarias fue siempre la ciudad de París, donde residían los chefs encargados de la realeza, figuras en algunos casos de extrema importancia en la sociedad de la época y cuya influencia se extendía al resto del Reino y del orbe.

Edad Media


Epoca durante la cual la comida diaria del hombre de a pie era repetitiva, de subsistencia y totalmente dependiente de las materias disponibles en el entorno más cercano, y sólo durante los banquetes servidos a la aristocracia era cuando se trataba de desarrollar platos más elaborados, base de la gastronomía medieval.

Antiguo Régimen


Fue la época en la que Catalina de Médici obtiene el récord de 66 pavos (incorporados a las cocinas europeas tras el Descubrimiento) servidos en una cena.  Durante este régimen la actividad económica y cultural se centraliza en París, hacia donde se dirigen los principales chefs y artesanos gastronómicos. Los alimentos se distribuyen en los mercados (como los parisinos de La Mégisserie o Les Halles) y la actividad económica está regulada en gremios supervisados por las autoridades locales y la corona.

Siglo XVII e inicios del XVIII


Durante este siglo se sientan las bases de la haute cuisine actual. El padre de este cambio de lo medieval a lo moderno es el cocinero François Pierre La Varenne, autor de los libros Le Parfait confiturier, Le Pâtissier françois, L’École des ragoûts y, sobre todo, del célebre Cuisinier françois, que supone una auténtica revolución en materia culinaria.

Finales del XVIII y XIX


El terremoto de la Revolución francesa barre también los cimientos de la industria alimentaria. Al suprimir los gremios, cualquiera puede cocinar y vender cualquier producto sin más control que el de las propias autoridades. En esta época ejerce como pastelero Marie-Antoine Carème, quien tras ser descubierto por Talleyrand acabará al servicio del propio Napoleón.

Siglo XIX


Los métodos y usos culinarios van a sufrir una nueva revisión con la irrupción durante las últimas décadas del siglo XIX de otra figura de la gastronomía gala, el chef Georges Auguste Escoffier. Durante su paso al mando de las cocinas de los restaurantes de algunos de los hoteles más prestigiosos del continente (como el Savoy o el Carlton de Londres, el Grand Hôtel de Montecarlo o los Ritz de París y Nueva York), Escoffier crea un sistema de división del trabajo en equipos llamados brigades de cuisine. De esta forma cada plato, en vez de ser preparado íntegramente por un único cocinero, lo es por un grupo de ellos donde cada uno se encarga únicamente de la parte en la que está especializado.

Siglo XX


A pesar de que el término nouvelle cuisine se aplicó a distintos chefs en distintos momentos de la historia (a Vincent La Chapelle, François Marin y Menon en los años 1740 o a Escoffier en los años 1880 y 1890 por ejemplo) hoy en día se aplica a la reacción contra la Cuisine classique protagonizada a partir de la década de 1970 y popularizada en la de 1980 por los alumnos de Fernand Point (los hermanos Jean y Pierre Troisgros, Roger Vergé, Michel Gerard, Raymond Oliver y, sobre todo, Paul Bocuse).

 

Te amo en frances

Te amo en francés: en esta página encontrarás una guía para aprender a decir te amo y otras lindas frases en francés.

 

 

 
Francia  ∙   Historia  ∙   Gobierno  ∙   Geografía  ∙   Economía  ∙   Cultura  ∙   Demografía  ∙   Embajadas y Consulados  ∙   Pasaporte y Visas  ∙   Turismo  ∙   Ciudades  ∙   Regiones  ∙   Departamentos  ∙   Enlaces  ∙  
Enlaces de interés:
Embajadas y Consulados de Francia:
 
América del Norte América Central América del Sur   Caribe  
Canadá
México
Estados Unidos
Guatemala
El Salvador
Honduras
Nicaragua
Costa Rica
Panamá
Argentina
Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Ecuador
Guyana Francesa
Paraguay
Perú
Suriname
Uruguay
Venezuela
Antigua y Barbuda
Aruba
Bahamas
Barbados
Cuba
Curaçao

Granada
Haiti
Jamaica
Puerto Rico
República Dominicana
San Vicente Granadinas
Santa Lucia
Saint Kitts y Nevis
Trinidad y Tobago
Asia Europa     Africa Oceanía
Arabia Saudita
China
Corea del Sur
India

Irán
Israel
Japon
Singapur
Alemania
Austria

Bélgica

Bulgaria
Croacia
Dinamarca

España
Finlandia
Grecia
Holanda
Hungría
Irlanda
Italia
Noruega

Polonia

Portugal
Reino Unido
República Checa

Rumania
Rusia
Suecia

Suiza

Turquía

Ucrania
Argelia
Camerún
Egipto
Kenia

Marruecos

Niger

República de Sudafrica
Túnez
Australia
Fiji

Filipinas

Indonesia
Nueva Guinea
Nueva Zelanda


Todos los países...


USUARIOS ACTIVOS:

© Embajada de Francia - Todos los derechos reservados.