Bandera Francia Paris, Francia - Embajada de Francia
     
Se encuentra aqui: Inicio > Regiones > Alsacia

Alsacia, Francia

Alsacia cuya capital es Estrasburgo, es una planicie y una región de Francia que se encuentra al este del país, haciendo frontera con Alemania y Suiza, con apenas 190 kilómetros de extensión y 50 de ancho, lo cual significa, que es una región relativamente simple de conocer, un valle montañoso al borde de la Selva Negra y bello por naturaleza.

Alsacia

Alsacia cuya capital es Estrasburgo, es una planicie y una región de Francia que se encuentra al este del país, haciendo frontera con Alemania y Suiza, con apenas 190 kilómetros de extensión y 50 de ancho, lo cual significa, que es una región relativamente simple de conocer, un valle montañoso al borde de la Selva Negra y bello por naturaleza.

Y no siendo ésto suficiente, se puede decir que la región de Alsacia (Alsace en francés) está salpicada de pueblos y ciudades que en sus zonas históricas parecen sacados de un cuento. O tal vez sea a la inversa, y sean los pueblos de Alsacia los que inspiraron tantos cuentos tradicionales europeos.

En esta región que es tierra de paso y simbiosis entre la cultura germánica y la francesa, el aspecto de cada una de sus poblados tan bien conservados, en caso de ser hilvanados en una ruta, sumarían una colección de fachadas entramadas, ventanas floridas, tejados y colorido encantador.

Alsacia
Alsacia cuyo nombre es la forma españolizada de la forma afrancesada "Alsace" la cual a su vez deriva de la alemana Elsass o Elsaß y ésta del nombre de su principal río local, excluyendo al Rin: el Ill (antiguamente llamado Ell), lo que significa que Alsacia es una región o territorio virgen, que se extiende mayormente sobre la margen occidental del valle alto del río Rin, con el que limita al este y norte, forma una planicie conocida como la planicie de Alsacia (plaine d'Alsace), que limita al oeste y suroeste con la vertiente oriental de la cordillera de los Vosgos y al sur por los montes del Jura, la cual se divide administrativamente desde la reforma de 1790 en dos departamentos: el Bajo Rin al norte, con prefectura en Estrasburgo, y el Alto Rin, al sur, con capital en Colmar, división que coincide aproximadamente con los territorios históricos de Nordgau o Baja Alsacia y de Sundgau o Alta Alsacia, en los que se incluía el actual departamento del Territorio de Belfort escindido en 1871.

Dicha región fue víctima de conflictos y disputas contínuos entre Francia y las diferentes entidades de Alemania, que cambiaba continuamente de soberanía a partir de los periodos que siguieron a los enfrentamientos armados entre ambas naciones y que terminaron en 1871, 1918 y 1945.
 El proceso de reconciliación franco-alemana que surgió después del desastre humano, material y moral que provocó la Segunda Guerra Mundial y que impulsó el nacimiento y desarrollo de la Unión Europea desde la segunda mitad del siglo XX , convirtió a la región en un símbolo de la paz y la unión política del continente, acogiendo en su capital la sede de importantes instituciones y organismos internacionales de Europa.

Prehistoria


En base a la Historia, en la Época de la Prehistoria Alsacia  fue habitada desde el paleolítico como testimonian los importantes yacimientos de la comuna de Achenheim. A partir del año 1500 a. C., los celtas comenzaron a establecerse en Alsacia como agricultores, asentándose conjuntamente con migraciones precedentes de iberos orientales y líjios.

Período Romano: integración en la provincia de las Galias

Alsacia fue invadida por el líder suevo Ariovisto, lo que provocó la intervención de Julio César y el asentamiento hacia el año 58 a. C. de los romanos, quienes construyeron fortificaciones y campos militares a lo largo de la frontera o limites del río Rin, y que evolucionaron más tarde en varias comunidades que han sido habitadas constantemente hasta los tiempos modernos, como el caso de la mismtrasburgo, que se desarrolló a partir del campamento militar de Argentoratum.

Invasiones Germánicas y Reino Franco

Alsacia fue ocupada por los alemanes, en el siglo V, durante el declive del Imperio Romano de Occidente,  quienes, dedicados a la agricultura, se instalaron principalmente en las tierras llanas, y su idioma constituyó la base para el dialecto alsaciano moderno. Tras el paso de los hunos, que destruyeron varias ciudades, los francos merovingios expulsaron a los alemanes, integrándose entonces en parte del Reino de Austrasia, permaneciendo Alsacia bajo control de los francos occidentales hasta la división del reino en el año 843 en virtud del Tratado de Verdún.

El Sacro Imperio

En la Época de la Edad Media numerosas fortificaciones fueron construidas sobre puntos elevados de los Vosgos en la proximidad de la Planicie de Alsacia, para vigilar y controlar las vías de comunicación que desde antiguo atraviesan Alsacia de norte a sur, la cual con el tiempo se convirtió en parte del Sacro Imperio Romano Germánico y fue bajo la administración de los Habsburgo de Austria, cuando todos los derechos sobre Alsacia fueron cedidos a Francia después de concluidala Guerra de los Treinta Años en 1648.

Alsacia había experimentado anteriormente una gran prosperidad durante los siglos XII y XIII, cuando los emperadores Hohenstaufen reinaban, aunque dicha prosperidad finalizó en el siglo XIV debido a una seguidilla de duros inviernos, dando como resultado las malas cosechas y la peste bubónica, estas condiciones catastróficas fueron atribuidas a los judíos que dieron como resultado matanzas desenfrenadas en 1336 y 1339. Durante el Renacimiento, la prosperidad regresó a Alsacia bajo la administración de los Habsburgo.

Guerra Franco-prusiana
La mayor parte de Alsacia, junto con parte del territorio de Lorena, que fue constituida más adelante en el departamento de Mosela, después de la guerra franco-prusiana de 1870, fueron anexionadas al Imperio Alemán, conformando el Territorio imperial de Alsacia y Lorena.

I Guerra Mundial

Hasta el final de la Primera Guerra Mundial en 1918 Alsacia formó parte de Alemania, cuando Alemania tuvo que cederla nuevamente a Francia.

II Guerra Mundial

El territorio de Alsacia que era defendido por el sistema de defensa fortificado de la Línea Maginot, al inicio de la Segunda Guerra Mundial pudo librarse de los principales combates de la Batalla de Francia, que se concentraron en torno a Sedán y la frontera belga.

Después del armisticio y capitulación del ejército francés, la región es anexionada al territorio del III Reich el 22 de junio de 1940.  Estando bajo la dictadura nazi, el proceso consecuente de germanización impidió el retorno de mucha de la población previamente evacuada, lo que provocó el exilio de miles más, que abandonaron la región especialmente hacia el mediodía francés. La prohibición del francés, incluso de sus palabras asimiladas al dialecto, del uso de símbolos culturales franceses (la boina vasca) o la incorporación al Reichsarbeitsdienst (trabajo social del Estado) son algunas de las medidas repudiadas por la población.

Todos los que se opusieron a la germanización fueron encarcelados en el campo de reeducación de Schirmeck. En 1941 se abrió el campo de concentración de Struthof-Natzweiler. Otra medida de especial relevancia fue el reclutamiento forzoso desde 1942 a la Wehrmacht de unos 130 000 alsacianos, conocidos como los Malgré Nous (lit. A nuestro pesar).

Desde el otoño de 1944 se libraron duros combates en suelo alsaciano con la entrada en ella de las tropas argelinas y marroquíes de Francia: aunque la 2ª división blindada del general Leclerc tomó Estrasburgo el 23 de noviembre de 1944 y alcanzó el Rin, otras zonas de la región quedarán todavía ocupadas (bolsas) por los últimos efectivos del ejército nazi en el momento de la rendición en mayo de 1945. El resultado de la Batalla de Alsacia fue la destrucción de numerosas poblaciones de la región, en especial en torno a las bolsas de Haguenau y Colmar.

Tras la reincorporación de Alsacia a la República francesa, se lleva a cabo un proceso de depuración que afectó hasta 1953 a unas 13 000 personas acusadas de colaboración con la dictadura nazi.

Geografía

Alsacia es la menor región de Francia metropolitana (1,5 del total), con una superficie de 8280, cuya longitud es aproximadamente cuatro veces su anchura, 190 km de largo por 50 km de ancho, y como una lengua se extiende sobre una llanura (Plaine d'Alsace) sedimentaria del periodo terciario enclavada entre la cuenca del Rin y el sistema montañoso vosguiano.

El valle de Alsacia es una zona de hundimiento tectónico (un graben) centrada axialmente en la falla por la cual discurre el Rin. Al este de tal río lo delimita la Selva Negra y al sur el conjunto de los montes de Jura, previo el hiato geográfico que se produce en el true (palabra francesa que significa hueco aunque aquí tiene el significado de paso) de Belfort y en el amplio desfiladero del Lomont. Tal gran valle entre los Vosgos y el Jura se conoce como la Puerta de los Burgundios.

Esta región también cuenta con diversas masas forestales, principalmente en los Vosgos y en el Bajo Rin (bosque de Haguenau), y en donde diversos valles embellecen la región. Su punto más alto está en el sur de la cordillera de los Vosgos: el Ballon d'Alsace, antiguamente llamado ballon de Guebwiller en el departamento del Alto Rin, donde dicha montaña cuenta con 1.426 m de altitud, así mismo es poseedodra de un clima semicontinental con inviernos fríos y secos y veranos calurosos. Hay poca precipitación pluviométrica debido a la protección de los Vosgos al oeste. La ciudad de Colmar tiene un microclima seco: es la segunda ciudad más seca de Francia después de Perpiñán, con una precipitación anual de solamente 550 mm. Estas condiciones climatológicas permiten el cultivo de la vid para la producción del vino de Alsacia (Vins d'Alsace).

Administración

La región de Alsacia se divide en dos departamentos (en francés départements): el Haut-Rhin (Alto Rin) (código INSEE 68), al sur, y el Bas-Rhin (Bajo Rin) (código INSEE 67), al norte. Tiene fronteras internacionales con Alemania al norte y al este, y con Suiza al sur. Hacia el oeste limita con la región francesa de Lorena, y al suroeste, con las del Franco-Condado y su pequeño departamento de Belfort, históricamente administrado por Alsacia.

El departamento del Bajo Rin se corresponde aproximadamente con la región histórica de la Baja Alsacia, y el del Alto Rin aproximadamente con la región histórica de la Alta Alsacia aunque tras la Guerra franco-prusiana la Alta Alsacia fue repartida entre Alemania y Francia en dos territorios manteniéndose el territorio más extremo sur de la Sungovia (o Sundgau) francés ya que en esa época casi la totalidad de la población en torno a Belfort era de lengua francesa y se mantiene esa característica en el extremo sur del Sundgau (pese al nombre alemán de ese territorio) motivo por el cual de la Alsacia fue desprendido el pequeño departamento de Belfort que siempre se mantuvo francés.

Economía

En lo que respecta a la economía de Alsacia, la misma es la tercera región de Francia en términos de PIB, y a nivel de agronomía, destaca la producción y elaboración de vinos. A nivel industrial, se destaca por la construcción de automóviles de lujo.

Cultura

Esta ciudad debido a su situación geográfica central, de la cual se ha beneficiado, la convierte en uno de los lugares de paso de las migraciones humanas desde ya, antes de la Edad Media y lugar de confluencia de las diversas tendencias del pensamiento europeo, desde el humanismo y la reforma protestante hasta el movimiento contemporáneo de la construcción de la Unión Europea, asimilando las influencias e interacciones de las culturas germánica y francesa.

Lengua

En la región de Alsacia, el alsaciano se refiere a la lengua dialectal y el conjunto de variedades de origen germánico que se hablan en ella y que, pese a ser reconocida entre las lenguas de Francia, todavía no tienen un estatuto de lengua oficial. A partir de 1648, con la asimilación progresiva de Alsacia al reino de Francia y el resultante nacimiento de la rivalidad franco-germana, el uso del alsaciano se ve afectado por las decisiones políticas de la administración de turno que competirán en radicalidad por la instrucción de los habitantes de la región al uso de la lengua oficial, en detrimento todo ello de la local.

Es el caso del uso oficial exclusivo del alemán "académico" (Hochdeutsch), en el periodo de 1871 a 1919 y especialmente, el de asimilación al III Reich de 1940 a 1945, que llega a prohibir el uso de palabras de origen francés al hablar en alsaciano. A su vez, las administraciones francesas que impulsaron el uso de la lengua de Molière hasta la anexión de 1871, lo reanudaron con particular énfasis desde 1919, llegando sus partidarios más intransigentes a considerar el alsaciano como una lengua anti-patriótica.

A partir de la década de 1960, en el contexto de la reconciliación franco-alemana, la recuperación del uso de la lengua alsaciana, hasta entonces en retroceso, ha sido el objeto de interés de la cultura alsaciana, con el resurgimiento de las representaciones teatrales en alsaciano, el uso en la televisión local o su empleo por figuras relevantes de la cultura alsaciana. Sin embargo, a nivel de la administración del Estado francés se sigue favoreciendo la enseñanza del Hochdeutsch, impulsado desde 1992, con clases bilingües paritarias de francés y alemán en secundaria, y permitiendo el acceso a los estudios superiores en universidades de ambos países a través del Abibac, mezcla del Abitur alemán y del Baccalauréat francés.

El alsaciano, considerado por el 95% de los alsacianos como la lengua regional contra un 1% que opina que es el alemán (sondeo de Dernières Nouvelles d'Alsace, DNA, 22 de septiembre de 1999), puede, no obstante, ser enseñado en la guardería y la escuela primaria, pero permanece todavía como una lengua de uso familiar mayoritariamente.

Gastronomía

La cocina alsaciana es conocida por especialidades tradicionales elaboradas, como el cocido baeckeoffe, las tartes flambées o flammekueche, el fleischnackas y en especial por la choucroute.

La cocina tradicional tiene su base en la tradición culinaria germánica y aunque emplea frecuentemente la carne de cerdo como ingrediente en varios platos, no es raro el consumo de preparados con pescados, como la carpe frite (carpa frita), popular en la región sur de Alsacia del Sundgau.

Otro pilar en el que se asienta la gastronomía de Alsacia es la calidad de los productos del terruño alsaciano, algunos de gran prestigio internacional, como sus vinos de denominación o sus cervezas, y otros de uso local, como las carnes de aves, el foie gras, los caracoles, coles y espárragos, la miel y la nata fresca, todos con clasificaciones de calidad del organismo oficial francés. Otros productos de renombre local son las aguas naturales de los manantiales de los Vosgos.

En la tradición de las festividades de fin de año, se preparan una gran variedad de galletas y pequeños bizcochos llamados brédalas (fiesta de San Nicolás el 6 de diciembre), así como los pain d'épice (panes de miel con especias), que se distribuyen en los mercados tradicionales de Navidad de Estrasburgo y otras localidades.

Los preparados de repostería, como el Kugelhof, los pain d'épices y los brédalas, son característicos de la gastronomía de esta región.

Vinos

La región de Alsacia se considera una de las regiones vitícolas de Francia por excelencia, y como señal de su particularidad, las producciones reciben la denominación de la cepa, además de la denominación general de Vins d'Alsace.

Aunque son mayoritariamente blancos, fruto de las uvas de las variedades Riesling, Sylvaner o Gewürztraminer, otros son tintos como el Pinot Noir. Parte de la producción de caldos blancos se deriva para la elaboración de vinos por el método champañés (méthode champenoise), protegidos con la AOC Crémant d'Alsace.

Cervezas y licores

Alsacia es también la mayor productora de cerveza de Francia, con numerosas brasseries o fábricas productoras localizadas en torno al área de Estrasburgo, Molsheim y Obernai.

Entre las marcas comerciales podemos citar las de Kronenbourg, Fischer, Météor y Kanterbräu.

El schnapps, o aguardiente aromatizado a menudo por destilación con esencias de frutas (pera, manzana, etc.), se produce igualmente en Alsacia, pero está en declive porque las destilerías domésticas son menos comunes hoy día, y también porque el consumo de bebidas tradicionales, con fuerte contenido alcohólico, disminuye drásticamente.

Asimismo son afamados los licores y aguardientes de cerezas.

Símbolos

Imagen de una cigüeña en Alsacia. Recuperada tras el retroceso poblacional, es uno de los símbolos característicos de la región.

Uno de los símbolos utilizados para la identidad de Alsacia es la cigüeña blanca, ave que tradicionalmente presentaba una población elevada y una presencia marcada en esta región comparativamente con el resto de Francia, resultado posiblemente de su situación en las vías de migración entre el norte de Europa y el África Occidental. Como en muchos otros lugares, en Alsacia las leyendas y cuentos populares asocian a la cigüeña un simbolismo de fecundidad y fidelidad, al traer los bebés a las familias.

Prácticamente extinta en la región a finales de los años 1970, y considerando su simbolismo, fue reintroducida y se repoblaron numerosos tejados de iglesias y otros emplazamientos de Alsacia. Las cigüeñas reintroducidas se han sedentarizado y ya no migran.

Otro símbolo se encuentra en las imágenes e iconos de Hansi, y sus publicaciones ilustradas de cuentos infantiles de principios del siglo X
Costumbres y tradiciones

Comparables en su poder de convocatoria popular, los Winstub son a Alsacia lo que los Pubs a la Gran Bretaña. Sin embargo, a diferencia de estos últimos, los clientes vienen para disfrutar de la gastronomía del lugar, sus vinos y terminar en tertulias, ya sea al almuerzo o a la cena. 

 

Te amo en frances

Te amo en francés: en esta página encontrarás una guía para aprender a decir te amo y otras lindas frases en francés.

 

 

 
Francia  ∙   Historia  ∙   Gobierno  ∙   Geografía  ∙   Economía  ∙   Cultura  ∙   Demografía  ∙   Embajadas y Consulados  ∙   Pasaporte y Visas  ∙   Turismo  ∙   Ciudades  ∙   Regiones  ∙   Departamentos  ∙   Enlaces  ∙  
Enlaces de interés:
Embajadas y Consulados de Francia:
 
América del Norte América Central América del Sur   Caribe  
Canadá
México
Estados Unidos
Guatemala
El Salvador
Honduras
Nicaragua
Costa Rica
Panamá
Argentina
Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Ecuador
Guyana Francesa
Paraguay
Perú
Suriname
Uruguay
Venezuela
Antigua y Barbuda
Aruba
Bahamas
Barbados
Cuba
Curaçao

Granada
Haiti
Jamaica
Puerto Rico
República Dominicana
San Vicente Granadinas
Santa Lucia
Saint Kitts y Nevis
Trinidad y Tobago
Asia Europa     Africa Oceanía
Arabia Saudita
China
Corea del Sur
India

Irán
Israel
Japon
Singapur
Alemania
Austria

Bélgica

Bulgaria
Croacia
Dinamarca

España
Finlandia
Grecia
Holanda
Hungría
Irlanda
Italia
Noruega

Polonia

Portugal
Reino Unido
República Checa

Rumania
Rusia
Suecia

Suiza

Turquía

Ucrania
Argelia
Camerún
Egipto
Kenia

Marruecos

Niger

República de Sudafrica
Túnez
Australia
Fiji

Filipinas

Indonesia
Nueva Guinea
Nueva Zelanda


Todos los países...


USUARIOS ACTIVOS:

© Embajada de Francia - Todos los derechos reservados.